LeKiné

Clínica de Fisioterapia, Osteopatía y Psicología

¿Que es la terapia cráneo-sacral?

Hoy en día es indiscutible el valor de los ritmos cardiovascular y respiratorio. En los últimos 40 años se ha propuesto la utilización del ritmo de otro sistema del cuerpo, el sistema cráneo-sacral, para mejorar las funciones corporales y ayudar a aliviar el dolor y malestar.

El sistema cráneo-sacral esta configurado por una serie de membranas llamadas menínges y líquido cefalorraquídeo que rodean y protegen el cerebro y médula espinal. Estas membranas, se extienden desde los huesos del cráneo hasta el sacro-coccix que es el final de la columna.

La normalidad de estas membranas será determinante para el buen funcionamiento del cerebro y médula. La terapia Cráneo-sacral es un método suave de detección y corrección de estrés y tensión en las membranas, estimulando así el proceso de autocorrección. Debido a los efectos positivos de la terapia Cráneo-sacral en tantos campos de la salud, poco a poco van creciendo lazos de colaboración con otros profesionales de la salud, esto incluye médicos, enfermeros, psicólogos, podólogos, dentistas... De esta manera cada vez hay más colaboración multidisciplinar que revierte en un tratamiento adecuado a cada paciente.
La historia de la terapia Cráneo-sacral data de principios del siglo XX, cuando el osteópata William Sutherland se enfrentó a la inusual idea de que los huesos del cráneo estaban diseñados para permitir el movimiento. Durante más de 20 años estuvo investigando sobre este concepto, y finalmente desarrolló un sistema de examinación y tratamiento conocido como Osteopatía Craneal.

Los terapeutas cráneo-sacral usan un tacto muy suave, generalmente no superior al peso de una moneda de 10 céntimos, para evaluar las restricciones del sistema. Esto es posible monitorizando el ritmo del líquido cefalorraquídeo al fluir por el sistema. Si bien los terapeutas experimentados pueden detectar este movimiento en cualquier parte del cuerpo, se siente más fácil en el cráneo, sacro y coccis.

Los efectos positivos de la Terapia Cráneo-Sacral se deben en su gran mayoría a la capacidad de autocorreción natural del cuerpo, el terapeuta asiste este proceso.